Este miércoles 30, Jack Dorsey, CEO de Twitter, informó que en breve la popular red social que lidera dejará de vender espacios publicitarios a políticos, partidos y todo lo relacionado, esto luego de una serie de escándalos donde la plataforma ha sido señalada por interferir en comicios de algunos países.

“Esto no se trata de la libre expresión. Se trata de pagar por el alcance. Y pagar para aumentar el alcance del discurso político tiene ramificaciones significativas que la infraestructura democrática actual puede no estar preparada para manejar. Vale la pena retroceder para abordar”, declaró el empresario en un comunicado a medios.

También se aclaró que esto se hace debido a las crecientes críticas sobre desinformación, para evitar potenciales problemas derivados de la mensajería automática, el aprendizaje profundo, la información engañosa y las deepfakes.

Por su parte, usuarios de la red social han expresado su agrado por la medida, pues consideran que es un primer paso contra noticias falsas y los grupos de spam y bots.