Las mascota se han convertido literalmente en miembros de la familia en muchas partes del mundo, por lo que muchas personas tienen dificultades a la hora de dedicarles todo el tiempo que quieren a sus animales de compañía.

Un claro ejemplo es cuando uno de éstos llega a enfermar y no hay quien lo cuide pues los dueños trabajan, pero al parecer cada día está más cerca la posibilidad de que los trabajadores puedan pedir días libres para atender a su perrito enfermo, por citar un ejemplo.

En Italia, una mujer llamada Anna y que vive sola ha conseguido esto, que algunos han calificado como una conquista laboral.

Por órdenes de un juez de la nación europea, Anna de 53 años de edad, logró que el Centro Universitario de la Sapienza, lugar donde labora, le otorgara dos días de incapacidad con pago para cuidar a su perro enfermo, pues según sus abogados, podría ser acusada de abandono y multada por hasta mil euros.

Tras darse a conocer la noticia sociedades protectoras de animales y gente en general a celebrado este paso para reconocer a los animales no humanos de compañía como miembros de las familias.