Por: Marco I. Dávila C.

El pueblo no sólo cuida a su presidente sino que también lo guía. Hay cosas que por su investidura, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en ocasiones no puede decir pero el pueblo, con toda libertad sí puede manifestar; lo que por mesura a veces AMLO no puede realizar, el pueblo por su parte no sólo sí puede sino que exigirá que todas las tareas pendientes, por muy grandes y riesgosas que parezcan, se lleven a cabo. En temas delicados, por ejemplo: “juzgar o no juzgar a ex presidentes”, el pueblo tendrá la última palabra.

AMLO posee una arma muy efectiva, una arma muy poderosa que está acabando con los cínicos criminales de cuello blanco. Esa arma es la transparencia, la peor enemiga de los corruptos. Hoy, algunos se dan cuenta que después de todo AMLO sí era un peligro, aunque no para México sino para los poderosos mañosos que se han ensañado tanto con México.

AMLO, entre otras cosas, se redujo su salario; ha recuperado dinero que se robaban en cantidades insultantes y lo ha regresado a donde pertenece; hoy se destina apoyo, como nunca antes se había hecho, a los pobres; en su gobierno se ha promovido y llevado a cabo la libertad de decenas de presos políticos; con el ejemplo se está asegurando la eventual aniquilación de la alta corrupción; se ha cortado de tajo el huachicol; se está acabando con los privilegios groseros e inmerecidos de los altos funcionarios; se está ayudando económicamente, de manera mensual, a adultos mayores, a niños y niñas, y a personas con discapacidades; se está dando protección a defensores de derechos humanos y a periodistas… Si eso es “populismo”, entonces, la gran mayoría de mexicanos estamos encantados, estamos muy satisfechos con el camino que está marcando AMLO al frente de la Cuarta Transformación.

Una cosa que la mayoría de los mexicanos tenemos en común es que somos nacionalistas y, sin miedo a equivocarme, creo que todas y todos deseamos contribuir (de una forma u otra) a hacer de México una nación feliz.

En 2024 no habrá reelección de AMLO, sin embargo, lo que veremos será una renovación del proceso de la Cuarta Transformación que seguirá su marcha rumbo a la regeneración de México. Y con ello, importante subrayar, se abre el camino para la entrada de la primer mujer presidente de México. Y así, con el ejemplo de AMLO, se seguirá haciendo historia.

Marco I. Dávila C. Instagram: xmiraza Twitter: @pormiraza1 [email protected]