Desde hace algunos años pescadores y marineros de Japón habían reportado la aparición de una extraña especie de ballena en las costas del país asiático, sin embargo los científicos no lograban dar con más información del peculiar cetáceo, hasta hace algunos días.

Los pescadores y costeros decidieron llamar Kurotsuchikujira (ballena picuda de Baird negro) al extraño animal que gusta de nadar por las costas de la zona de Hokkaido.

Tras decenas de reportes, especialistas del Japón en conjunto con expertos de la Universidad de Iwate, el Museo Nacional de Naturaleza y Ciencia y el Museo Nacional de Historia de Estados Unidos, comenzaron las arduas investigaciones.

Fue mediante un comunicado en conjunto que los científicos confirmaron la existencia de la ballena barba, la cual gusta de vivir en aguas profundas y que gracias a su gran capacidad de buceo es difícil de ver.

Stranding Network Hokkaido, un grupo de investigación fundado y administrado por el profesor Takashi F. Matsuishi, de la Universidad de Hokkaido, recolectó seis ballenas con pico no identificadas a lo largo de las costas del mar de Okhotsk.

“Los ejemplares compartieron características de B. bairdii (la ballena picuda de Baird) y fueron clasificadas como pertenecientes al mismo género Berardius”, indicó el texto.

Pese a los parecidos, se logró establecer que hay ciertas diferencias en estos cetáceos, pues su color de piel y dimensiones difieren de otras especies ya clasificadas.

“Con solo mirarlos, podríamos decir que tienen un tamaño de cuerpo notablemente más pequeño, más en forma de huso, un pico más corto y un color más oscuro en comparación con las especies Berardius conocidas”, explicó Tadasu K. Yamada, curador emérito del Museo Nacional de Naturaleza y Ciencia del equipo investigador.

Luego de realizar más estudios, donde compararon muestras de ADN y huesos, dieron con la noticia de que en realidad se trata de una especie aún no clasificada, reportando y oficializando el descubrimiento en la prestigiosa revista Scientific Reports.