En la comunidad de Girona, en el Estado Español, existe un santuario llamado Almas Veganas, el cual es dirigido por un grupo de personas que se auto definen como “Antiespecistas, transfeministas, libertarias y ecologistas”, las cuales han generado polémica debido a sus peculiares métodos.

En redes han emitido varios videos donde explican que han separado a los gallos de las gallinas, todo para que los machos no “violen” a las hembras de su especie.

”Tuvimos que separar a los gallos porque no queríamos que las violaran aunque fuera su naturaleza”, explican. Las protagonistas del video también explican que deducen que las gallinas son violentadas pues siempre intentan huir del acto de apareamiento, además de que pueden salir lastimadas tras el acto. En el primer clip se ve como estrellan un par de huevos en el piso, asegurando que “los huevos son de las gallinas, que están genéticamente modificadas para poner más huevos de lo normal, lo que les genera descalcificación y daños a la salud”.

En un segundo video publicado en YouTube explican un poco más de su ideología y motivaciones para separar a los animales y evitar que se reproduzcan. ”Todo lo que estáis viendo ahora mismo en huracanes, tsunamis, cuando queman muchos puntos del planeta… Es el capitalismo que se mete en medio para ganar dinero a costa del planeta y de los animales”, afirman. “O eres vegano o financias la esclavitud animal. Comer animales es fascista”, explican.