La mayoría de los meseros más que de sus sueldos viven de las propinas que algunos clientes les dejan debido a su buen servicio y trato, haciendo que esta sea uno de los trabajos más complicados para desempeñarse.

Sin embargo una camarera de un conocido restaurante mexicano en Arkansas, Estados Unidos fue gratamente sorprendida por un regalo que le realizó una pareja de ancianos que desde hace años acudían a comer al lugar y que siempre pedían la atención de la joven.

Fue el pasado 2 de agosto de 2019 cuando María Elena Barragán terminó de atender a David y Shelia Harrison, esto mientras realizaba un doble turno para poder pagar las cuentas y mantener a sus dos hijos, que criar ella sola.

Al terminar sus alimentos, la pareja de ancianos solicitó al restaurante que le permitieran hablar un momento con Elena, quien evidentemente se sintió nerviosa, pues pensaba que sus clientes podrían estar molestos.

Al principio me asusté porque pensé que estaba en problemas. Tomaron algunos asientos en la mesa y me dijeron cuánto me apreciaban y amaban, y después me presentaron un paquete de regalo”, dijo María Elena.

La pareja de abuelitos no solo le dio una propina más generosa de lo habitual a Elena, sino que además le entregaron una pequeña caja de regalo, en la cual había un juego de llaves, las cuales eran de Buick Encore 2019, el cual había sido registrado a su nombre.

Al principio, María se sintió apenada y rechazó el lujoso regalo, pero tras la insistencia de la pareja, terminó aceptando.

David me dijo que lo tomara ‘porque Dios lo llevó a hacerlo’. No lo tomé como una propina. Lo tomé como un regalo de Dios”, dijo la mesera.

Tras celebrar el espléndido regalo y agradecer a los ancianos y a Dios por el auto, la joven no tardó en hablar a casa, para decirle a sus hijos que se arreglaran para ir a cenar hamburguesas y malteadas a McDonald’s.

Al llegar a casa, los niños de Elena, se asustaron, pues pensaban que se trataba de un desconocido que llegó a su hogar, hasta que vieron que su madre bajó del lindo auto rojo.

Pensaban que los estaban secuestrando. Cuando salí del vehículo no podían creerlo. Pensaron que algo le había pasado al auto viejo y que era un alquiler o algo así. Pensaron que estaba bromeando. Mis hijos todavía están en estado de shock”, dijo la mujer entre risas.

En cuestión de horas, luego de que diera a conocer la historia, ésta ha dado la vuelta al mundo, donde miles de internautas han celebrado el buen gesto de la pareja de ancianos adinerados, que pese a nunca haber entablado amistad con Elena, si agradecieron los años de excelente servicio que les brindó en su restaurante favorito.