Un adolescente de apenas 16 años de edad murió luego de escalar una torre de luz en una comunidad de Ucrania, el joven trepó a la enorme estructura con la intención de tomarse una selfie.

El joven, identificado como Nikolay Kompaniets, había subido 100 metros sin ningún tipo de precaución ante la mira de su amigo de 14 años.

Tras tomarse su ansiada foto, Nikolay comenzó el descenso, pero al pisar mal, cayó sobre unos de los cables de la estructura, lo cual generó una fuerte descarga.

Tras esto elementos del cuerpo de bomberos bajaron al joven aún con vida para trasladarlo a un hospital cercano, donde poco más tarde murió por las fuertes quemaduras.

El trágico suceso ha generado gran conmoción entre la población de la localidad, además una fuerte indignación.

Por su parte las autoridades no han descartado emprender acciones legales contra los padres del menor por el descuido.