La conocida y polémica youtuber Yoseline Hoffman, protagonizó un escándalo en redes sociales a inicios de esta semana, pues subió a su cuenta de Twitter un video donde aseguraba haber sido víctima de violencia por parte de un capitán de yate en Cancún.

De inmediato la comunidad de internautas la acusó a ella y sus amigos de ser los provocadores, a lo que le pusieron apodos como “Lady Yate” y “Lady Sabritones”, por lo que la “influencer” decidió cerrar temporalmente su Twitter y de paso perdió la cantidad de medio millón de seguidores.

Hace pocas horas se dio a conocer en algunos medios la versión de los encargados de los yates que fueron violentados por la joven y su familia.

El dueño del yate “Valentina” informó que el viaje en general iba marchando bien, hasta que le pidieron a Yoss y compañía alistarse para partir de Isla Mujeres, pero los jóvenes se negaron, asegurando que les quedaba una hora más de servicio.

Ante esto el capitán intentó informarles también que debía regresar, pero los pasajeros simplemente dijeron que ni el dueño ni el conductor son autoridad”.

“Llegando al muelle los estaba esperando. Les pedí bajar los videos de las redes porque no tenían derecho a insultar a ninguna persona”, expresó el dueño de la embarcación.

Sin embargo el señor solo recibió amenazas por parte de la tuitera.

“Te voy a hacer viral en redes, me dijo también que ella tenía mucho poder y que me iba a acabar. Que me iba a acabar el negocio”.

El titular del barco aseguró que la primer agresión vino de ella y sus hermanos y que ni él ni el capitán le alzaron la mano en ningún momento a alguna de las mujeres.

El dueño también detalló que el presunto celular que se cayó al mar no fue por culpa de los forcejeos, sino un error de ellos, y que está dispuesto a recuperarlo si la youtuber le ofrece disculpas por su comportamiento.

“Agradecer a la gente que ha estado pendiente. Reitero para esta muchacha y sus amigos, que si en su momento mi capitán les habló mal me hubieran hecho saber la situación, pero les pido una disculpa por ese detalle de mi capitán. Les agradezco y cuando necesiten un servicio de yate quedo a sus órdenes y cuenten con sus sabritones”, expresó.

“Es de humanos reconocer los errores, que reconozcas que fuiste muy grosera”, finalizó el dueño.

Con información de: Fórmula