La llamada ley garrote sigue dando de qué hablar entre personajes de la derecha, esto pese a que el Gobernador de Tabasco, Adán Hernández,  ya desmintió las teorías represivas y dio una conferencia de prensa para explicar que dicha iniciativa sólo busca regularizar las marchas que buscan extorsionar para obtener plazas y contratos.

Claro ejemplo de ello es Javier Lozano y su aliado Fernando Belaunzarán, quienes aseguran, sin pruebas, eso sí, que el Presidente Obrador es quien ordenó dichas modificaciones para “proteger” la construcción de dos megaproyectos de la Cuarta Transformación: la Refinería de Dos Bocas y el Tren Maya.

“¿Le crees a López Obrador cuando asegura que no tuvo nada que ver con la #LeyGarrote en Tabasco, su tierra natal y donde piensa construir la refinería (Dos Bocas) que piensa proteger con la represiva legislación? Yo tampoco”, expresó el perredista, declaración a la que sumó Lozano, asegurando que él tampoco.

Ante las declaraciones de ambos opositores de AMLO, la comunidad de Twitter surgió con una duda: ¿Ellos a quien le creen?, pues aseguran son aliados de Felipe Calderón y su intento desesperado por regresar al poder.

Por su parte Lozano se llevó algunas burlas por contestar en inglés, asunto que sin duda causó gracia a sus detractores.