A unos días de que comiencen las vacaciones de veranos para estudiantes de nivel básico, un estudio realizado por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coferpris) detectó en algunas playas de Acapulco, Guerrero, la presencia de bacterias fecales.

Tras una alerta de emergencias para los vacacionistas, las playas Caletilla, Hornos, Suave, Carabalí y Manzanillo de Acapulco, no fueron consideradas aptas para su uso recreativo.

El análisis del agua tomado en 5 de las 21 playas de Acapulco pasó los límites establecidos por la Organización Mundial de Salud (OMS) en cuanto a la presencia de las baterías de enterococos, siendo su máximo de 200 NPM/100mL de este tipo de microorganismos.

Tras presentar los resultados de este estudio se comunicó que las actividades turísticas en dichas playas no podrán ser ejecutadas, por lo que se tomará una medida de precaución para mantener a los habitantes fuera de peligro hasta que se normalicen los índices bacteriológicos.

Con información de: Excélsior y Letra Roja