Mi Brújula

Masailah y la perra pitbull Sasha de su familia nacieron con pocos días de diferencia. Tienen un vínculo muy especial. Incluso duermen en la misma cama y se bañan juntas.

Ahora, ese vínculo es todavía más fuerte después de que Sasha se convirtiera en toda una heroína.

Durante una noche, Sasha estaba en el patio trasero cuando Latana Chai, la madre de Masailah, notó que la perra empezó a comportarse de manera extraña. ”Tan pronto como abrí la puerta, ella entró y empezó a ladrar”.

En ese momento, un incendio de la casa de un vecino se estaba extendiendo a la casa de la familia Chai. Sasha ya se había dirigido a la habitación trasera de su casa.

”Corrí a la habitación y veo a Sasha tirando de la bebé del pañal, arrastrándola de la cama tratando de ponerla a salvo”, explicó la madre.

”Sasha solo pensaba en la pequeña Masailah”.

Finalmente nadie resultó herido. Los hechos ocurrieron en Stockton, California.