Grandes Medios

La propagación de las células cancerosas podría ser evitada utilizando un medicamento que circula en las farmacias. Así lo señalan los resultados de experimentos con ratones llevados a cabo por un grupo de científicos estadounidenses de la Universidad Purdue (West Lafayette, Indiana), los cuales han sido publicados por la revista Cancer Research.

Bloquea células del cáncer de mama

El fármaco se denomina fostamatinib, es vendido bajo la marca Tavalisse y formulado para el tratamiento de la trombocitopenia inmune crónica. No obstante, las pruebas mostraron que la capacidad de este medicamento de inhibir una enzima llamada ‘tirosina-cinasa del bazo’ (conocida también como ‘Syk’), puede bloquear las células del cáncer de mama evitándoles que hagan metástasis.

Si la técnica de ‘cierre y bloqueo‘ (como la han bautizado los científicos), demuestra su eficacia con seres humanos, podrá generar cambios en el tratamiento de ese tipo de cáncer, indicó a MedicalXpress el doctor Michael Wendt, uno de los autores de la investigación.

En lugar de intentar “deshacer el cuerpo del cáncer“, como actualmente se hace —algo que resulta imposible por la gran capacidad de las células cancerosas de diseminarse y adaptarse—, los médicos podrán frenar su desarrollo en el futuro.

Textualmente, así lo planteó el doctor Wendt:

“Quizás deberíamos no tratar de matar todas las células cancerosas, sino mantenerlas en un estado bajo que no produzca ningún tipo de síntomas. Una suerte de latencia, por así decirlo”

Por consiguiente, el cáncer podría ser considerado y tratado como enfermedad crónica. De hecho, el fostamatinib desde un comienzo fue concebido como un fármaco para tratar enfermedades de este tipo y posee un bajo nivel de toxicidad, por lo cual está diseñado para ser tomado durante años.

El científico dejó claro que, por ahora, se desconoce si el medicamento puede resultar efectivo con otros tipos de cáncer.